Buscar este blog

Cargando...

jueves, abril 28, 2016

5 hitos que han marcado mi maternidad

Momentos que marcan nuestra maternidad

Hay cosas que hasta que no las vives no las crees, y desde luego la maternidad está en el top de lista.
Hasta que no estás ahí con tu bebé en brazos, pegado a tu pecho (o al biberón según tu elección) alimentándose, llorando o durmiendo, es como si nada de lo que te han dicho, o has leído o te has interesado por investigar, tuviera alguna razón de ser…  (Mensaje subliminal para algunas como la Pedroche, y si no sabes a qué me refiero, ve al enlace, jeje)

Luego de un tiempo, que ya te has acomodado en tu nuevo rol de madre, las cosas empiezan a tomar forma y sobre todo a adquirir sentido, y poco a poco vas viendo como esos consejos no solicitados, o esos libros mal leídos a ratos, o esos artículos que tienes guardados en favoritos puede que “algo” pero sólo “algo” de razón y de valor puedan tener, porque ya a este punto hemos entendido que cada niño es un universo y que no todas las madres actuamos igual.

Pero hay algunas cosas, que son comunes a la gran mayoría de las madres, y que, me atrevería a decir, que casi todas hemos pasado por ahí… (incluso las madres recientes, estarán a punto de pasar por ellas) y son los momentos hitos de la maternidad… esos que creemos que nunca van a llegar, y que cuando finalmente llegan, es como una gran liberación, algo que nos llena de energía de nuevo para superar cualquier otra cosa… esos momentos, que llevas esperando a que pasen y se superen. Yo te cuento cuales han sido los míos

Momentos claves de mi maternidad 


1. La primera noche que pude dormir más de 4 horas seguidas. 


Cuando llevas 6 meses sin dormir más de tres horas de corrido, llega un punto en tu vida que tu única aspiración es poder dormir, una, aunque sea una sola noche más de 4 horas seguidas… porque ya decir 8 sería un sueño, tentar a la suerte o pedir demasiado; que con dormir un ciclo de 4 horas ya nos conformamos.

Así que, amiga mía, si estás en el periodo entre los 0 y 18 meses, no te preocupes, que a medida que ese pequeño tesoro vaya creciendo, tus probabilidades de lograr ese preciado objetivo de sueño, no estará tardando mucho en llegar… ten paciencia (¿más? ¡Me dirás! Y te respondo, si… más, porque esa es otra de las cosas de la maternidad: ¡el banco de la paciencia siempre tiene fondos, así en ocasiones pensemos que no!).

2. Mi primera ducha larga, completa y tranquila. 


Las primeras semanas para ducharme era todo un sin vivir; no lograba ver a mi bebé y pensaba que, si tardaba mucho y él me necesitaba, se iba a armar la grande; ojo, eh, que me pasó con los dos… estas son de esas cosas y esos temores de los que solo te libras cuando ya les ves corriendo por los pasillos como locos. Así que esa primera vez luego de un puerperio prolongado, ¡es como un día entero en un spa! ¡Al menos para mí lo ha sido, en los dos casos!

3. La primera vez que volví a usar mi bolso (carteras en colombiano) y no la pañalera. 


Yo fui de las que me hice a una pañalera monísima que no pareciera pañalera, gracias a un consejo no solicitado, pero bien intencionado de una vecina en Roma, que me decía que no iba a haber espacio en mi vida para un bolso y una pañalera, que lo mejor sería poder unirlos en un solo objeto, eso sí, ¡bien chic! A pesar de esto, yo anhelaba con toda mi alma poder volver a usar mis bolsos, y meter en ellos mis cosas bien ordenadas… (ingenua yo, porque lo que me costó mucho tiempo lograr, no fue tanto volver a los bolsos, sino que su contenido fuera realmente mío y no un vertedero de objetos variopintos de mis pequeños tesoros). 


4. Cuando dejé de hablar de cacas! 


No sé exactamente en qué momento fue, pero poco a poco estas conversaciones escatológicas fueron disminuyendo al punto de haber sido finalmente abolidas del temario social reduciéndolas únicamente a casos específicos de consultas médicas. Todo un alivio, cuando caes en cuenta de que ya no hablas de ello, cuando finalmente entiendes que ya tienes el control sobre esos temas (y muchísimos otros aspectos de tu vida como madre) y que dejan de ser parte de tus conversaciones, para pasar a ser algo simple y cotidiano.


5. El inicio del colegio de mayores de ElPeque

Esas primeras semanas cuando “recuperé” el tiempo para mis cosas; luego de recuperarme del efecto nido vacío (que sí que existe y da muy duro al principio – ese silencio y la soledad, son aterradoras, el saber que puedes hacer lo que quieras, salir a la hora que quieras es una doble sensación de libertad y vacío muy profundo- hubo días que incluso la tristeza y el sentimiento de “¿y ahora qué hago?” me dejaron muy mal), el poder volver a tener las mañanas enteras y parte de las tardes, solas para mí, fueron el momento que marcó el inicio de mi segunda vida profesional. Fue a partir de ahí que entendí que mi niño ElPeque ya había comenzado su andadura hacia su propia vida, y que ya también era hora de que yo retomara la mía. 

A veces creo que esto lo debería haber escrito en cada año, para luego, con el pasar del tiempo no perder en la memoria, eso que en su momento me pareció tan importante, y que ahora no recuerdo. Hay grandes pequeños logros, pequeños pasos que como madres vamos superando a la vez que nuestros hijos van creciendo, que hacen que, mirando hacia atrás, veamos las cosas con otra óptica, algunas veces más postiva y otras con un toque más práctico... ¿será por eso que las madres de familias numerosas (y hablo de más de 4 hijos), ven todo con tanta calma y tanta practicidad?

Y tú ¿Cuáles son esos hitos que hasta ahora han marcado tu maternidad? Me encantaría saberlos, seguro que muchos  tendremos en común...

Un abrazo,

Cata de Mamatambiensabe

viernes, abril 22, 2016

Cuando crecen: del apego a la autonomía

La etapa del Apego autónomo o "desapego seguro"


Cuando fui madre por primera vez no sabía yo mucho sobre “attachment parenting”, en Italia no se hablaba al respecto y tampoco era que los foros a los que yo podía acceder dieran mucha cuenta de ello; estamos hablando de hace 13 años, y en 13 años las cosas han cambiado y mucho... hoy en día, probablemente no hay una madre o un padre que no haya oído hablar de la crianza con apego. La crianza con apego se basa en 5 principios básicos, que, aunque no sepas la teoría, si estás conectada con tu instinto maternal y con un buen sentido común, seguro que te saldrá de forma natural y espontánea, como me pasó a mí.

Yo soy, una madre muy apegada a mis hijos y ellos a su vez lo son a mí; sin embargo, cada uno y a su propio ritmo, han iniciado su proceso natural de desapego o de paso al apego autónomo, de independencia, de separación; dicen los teóricos que el desapego seguro o paso al apego autónomo es ese que se produce de forma natural y no forzada, y que les permite a los niños crecer con certezas y seguridades. Y si voy viendo cómo se van dando las cosas con cada uno de ellos, puedo decir que van bien. Cabe aquí aclarar que no existe un desapego total, al menos no en personas con un equilibrio mental y emocional, que no hay forma real de “arrancarte del corazón” a las personas a las que quieres.

viernes, abril 15, 2016

5 cosas que sólo harías por tus hijos


Esto de ser madre (bueno y padre, que a los que ejercen la paternidad activa, también les pasa) trae consigo una serie de nuevas habilidades que ponen a prueba todos tus límites y remilgos; desde lo escatológicamente repugnante hasta la superación de las más profundas y arraigadas fobias. Lo he comprobado, no hay límite en lo que eres capaz de hacer (o dejar de hacer) por tus hijos…  no hay mayor motivación interna para superar miedos, animadversiones, manías, disgustos y hasta odios, que el amor por un hijo.

Yo por los míos me he visto envuelta en situaciones a cuanto menos anecdóticas a lo largo de estos 12 años desde que me estrené en las lides de la maternidad, y he querido rescatar las que, a mi modo de ver, podrían haber sido las situaciones más extremas, de esas que hasta antes de ser madre, decías: - ¿Yo? Nunca, ¡jamás!

Esto sólo lo hace una madre (y uno que otro padre) por sus hijos (y por nadie más)


lunes, abril 04, 2016

Educar hombres para combatir el machismo


No soy experta, ni soy socióloga, pero si soy una convencida de que el machismo sólo se puede cambiar con educación y somos las madres y los padres de hoy quienes tenemos en nuestras manos y en nuestros hogares la posibilidad de cambiar ese modelo social que da amparo a las conductas machistas.

Lo primero es entender qué es el machismo en sí, y ser capaces de identificar los micromachismos (o machismos de andar por casa) que se han perpetuado en nuestra sociedad y se han convertido en los cómplices de este comportamiento humano que es el ejemplo de la intolerancia y el irrespeto a la diversidad.

Hoy en día los mensajes se centran en educar a las mujeres para no tolerar el machismo, para defender su valía, actual y exigir el respeto, y denunciar los casos de machismo y violencia extrema y violencia de género.  Pero muy poco se habla sobre educar a los hombres para evitar ser machistas.

Yo como madre de dos niños varones y feminista que soy tengo como reto dejar esa semilla en mis hijos para que sean ellos mismos promotores en el cambio social en contra del machismo. 

jueves, marzo 31, 2016

App para mantenerte VITAL


Estuve hace un par de semanas en la presentación de un novedoso producto de una de las principales compañías aseguradoras del mundo: AVIVA VITAL, y la verdad es que me ha dejado sorprendida. Es la primera vez que un seguro de vida ofrece a los clientes una plataforma de bienestar y salud exclusiva y gratuita con contenidos que nos ayudan a mejorar nuestros hábitos de vida. Yo lo veo como parte de la tendencia mundial que nos lleva hacia la prevención.... y es lógico, a todos nos conviene estar bien.

Yo la estoy probando apenas, y soy honesta, la dejé de utilizar durante toda la Semana Santa porque desde luego que las vacaciones no son precisamente el mejor momento para hacer cambios de hábitos (mucho menos si de comidas y dietas se trata). 

lunes, marzo 28, 2016

Cosas de Mujer: llegando al mejor momento de mi vida

¡Mamá te estás haciendo mayor! – Sentencia ElMayor
Claro, el tiempo pasa para todos – Respondo yo
Pero no eres como la Abuelita Rosalba, no así de mayor – Comenta ElPeque
No, no soy así de mayor, pero algún día lo seré -
¿Te da miedo? – Pregunta ElPeque
No, para nada, me daría mucho gusto llegar a ser mayor manteniendo el ánimo y las energías que ella tiene.- Replico. 

Cada etapa tiene sus cosas maravillosas; y creo que yo estoy entrando en una nueva que me está aportando mucho sosiego, mucha tranquilidad, mucha pausa, mucha seguridad… (mucho de importaculismo y un poco de egocentrismo – que no está demás siempre y cuando no afecte a nadie más que a mi misma)

miércoles, marzo 23, 2016

Viajar con niños: 5 cosas (im)prescindibles para viajar con niños

Ya sabes que somos una familia con espíritu viajero, creo que viajar con niños es una aventura a la que no se debe renunciar; muchos padres y madres posponen este disfrute hasta que sus hijos alcanzan una edad, en la que digamos, todo sea más sencillo.


Es verdad que no es lo mismo viajar con un bebé que con un niño/niña más mayor. Los bebes requieren (o al menos así lo hemos creído) muchas más cosas que hacen que a veces para viajar con ellos creamos que nos tenemos que llevar la casa encima cual nómadas. Hay cosas que si bien son necesarias pueden llegar a ser perfectamente prescindibles, o ajustables a versiones especiales de viaje. 

Cosas que necesitas para viajar con niños/niñas


martes, marzo 22, 2016

Mamá, ¿Qué le pasa a la humanidad?

No lo sé mi niño, a mí también me duele ver lo que pasa, me duele no tener respuestas, no poder darte la tranquilidad de que todo pasará.
Qué mundo estamos dejando a nuestros hijos, qué clase de ejemplo estamos dándoles, qué clase de futuro les espera.

Lo que ha sucedido hoy en Bruselas, es parte de lo que sucede a diario con los refugiados, lo que sucede desde hace más de 60 años en mi país natal, lo que sigue sucediendo en India, Nigeria, Irán, Sudán, en Birmania, en Ucrania.... Y la lista sigue, si es que más de la tercera parte del mundo está viviendo algún tipo de conflicto armado: es el proceso de aniquilación de la humanidad.

Foto de Wikipedia 

miércoles, marzo 16, 2016

Las venas várices, una herencia non-grata


Nunca he sido lo bastante vanidosa, y creo que tiene mucho que ver con el tipo de crianza que recibí: por un lado, estaba mi abuela que, aunque era una mujer muy presumida, de gran talante y elegante porte, no daba mucho valor a la belleza física (sí que se cuidaba, y con los años vi como cada vez se cuidaba más, y más, y más) y por el otro lado está mi madre que es una obsesionada de la vanidad y la estética.

Si bien es cierto que de ambas heredé el tener una buena piel y una buena contextura física (que digamos, ayuda mucho a no tener que estar muy pendiente), también hubo otras cosas menos gratas que heredé: las venas varicosas; dicen que hay un altísimo componente genético en ello, vamos que la mayoría son de carácter hereditario y yo lo veo… no solo en las venas várices de mis piernas, sino por ejemplo en como las venas de las manos se me brotan igual que les pasa a ellas (bueno sobre todo a mi abuelita, que las tenía muy, pero muy brotadas), y en los vasillos esos rojos en la cara. Tuve épocas que me dolían un horror, sobre todo durante los dos embarazos (peor con el de ElPeque que me pillaron los últimos meses ya con bastante calor), y que no había forma humana de mejorar.

¿Qué son las venas várices?

lunes, marzo 14, 2016

Carta a mi abuelito


Abuelito, hoy es tu cumpleaños y antes de anoche soñe contigo. 


Estabas sonriente como siempre, con tus chistes y comentarios, al menos como siempre te he recordado. Me desperté con una gran sonrisa, pensando que estabas aún entre nosotros, luego, al sacudirme la modorra, caí en cuenta que al igual que mi Abuelita(mamá) Flormaría, tu también nos habías ya dejado.

Viviste una vida como la quisiste; fuiste en pilón de toda una familia, de tus hermanos y tus primos, de los sobrinos de tu esposa y los primos y hermanos de ella; fuiste pionero y explorador, arriesgado y apasionado, y tal vez esa misma pasión te pasó gran factura en tus últimos años de vida... sin embargo, yo te recuerdo por todo lo bueno y el gran ejemplo que nos dejaste: La familia está primero, el trabajo bien hecho tiene recompensas y nunca serás más por tener más sino lo compartes con lo tuyos.

Más allá de la sangre está el vínculo familiar que se construye con el corazón


Se que no eres mi abuelo de sangre, pero nunca me hiciste sentir menos nieta que tus nietos; desde que viví contigo esos años en Houston me "adoptaste" como nieta siendo que sólo era "la hija de la prima de la madre de tu esposa" (casi que ni parientes ni cercanos ni lejanos). Me abrazaste en tu corazón como una nieta más, y siempre durante los treinta y pico de años que siguieron en nuestras vidas, me hiciste sentir que tenía un abuelo (y claro, también tu esposa, mi abuelita Gladys que gracias al cielo seguimos disfrutando) Esa capacidad tuya de amar y dar que te hizo ser grande, es lo que me hizo a mi ser afortunada.

Sé que no fuiste perfecto, que tuviste muchos momentos malos, que aún sin que fuera tu intención, hiciste sufrir mucho a quien más amabas, pero esto también me dejó grandes aprendizajes, me hizo entender que los defectos están ahí y que de nosotros depende el cómo evitar que con ellos, podamos hacer daño a quienes nos rodean. De ti y de Abuelita he aprendido mucho sobre la palabra perdón, y sé que aún me queda más por aprender.

Ahora yo también estoy formando una familia lejos de mi tierra, como tu lo hiciste en tu momento; solo espero poder, como tu lo has hecho, formar un núcleo tan fuerte y tan unido... o al menos, no dejar de pertenecer, a pesar de la distancia, de esa familia a la que tuviste a bien adoptarme.

Hoy solo puedo decirte gracias, gracias por haberme adoptado en tu familia, gracias porque hoy puedo decir: yo también tuve y disfruté tener un abuelo.

Buscando una foto para ilustrar este post, me encontré con esa... el día en que conociste a tu primer bisnieto. Esa emoción y los deseos que tuviste para mi hijo, los llevo tatuados en la memoria: -Mijita, le deseo que sea un hombre de bien y de familia. Gracias a ti, mi hijo ElMayor puede decir que también conoció a su bisabuelo.

Feliz Cumpleaños Abuelito.