Y yo más... - Blog mamá también sabe

Y yo más...

10:45

Y yo mas

Hasta la coronilla, hasta el mismísimo moño, desde que llegué a España nunca había estado tan expuesta al “Y yo más” como en los últimos meses.

Esa actitud competitiva infantil, ese deseo desbordado de mostrar (de demostrar) que “lo mío, es más, es mejor, es más grande, más largo, más robusto, más inteligente, más rico, más bueno, es más exitoso, es más original, es más cuqui, es más creativo, es más Pinterest, es más lógico, es más profundo, es más mundano, es más gracioso, es más, es más……. tonto! ¡Eso también!
De verdad que cansa, y mucho.


Estamos rodeados de “Y yo masistas” por todas partes: en el colegio, en las redes sociales, en la política, en el fútbol, en el gimnasio y en el autobús.

Mi hijo ElMayor ayer llegó aterrado del colegio por una pelea que se armó entre dos de sus compañeros. Todo empezó por una nota de un examen: uno sacó un 2% más que el otro y de ahí se enzarzaron en un ir y venir de “y yo masismos” hasta que llegaron a “quien la tiene más larga y más grande”.  ElMayor me lo contaba y me preguntaba qué por qué importaba tanto el tamaño, qué por qué les importa tanto a los otros cómo la tienen los demás, que por qué importaba tanto sacar o no mejor nota que el otro, qué por qué tanta competitividad entre ellos…  Yo, pegada al volante y con la mirada fija en la carretera le decía que tal vez no había respuesta a esa pregunta, que mientras los seres humanos sigamos siendo unos inconformes con lo que somos y tenemos, siempre estaremos comparándonos con los demás, para reafirmarnos en lo que somos más como si eso fuera suficiente para saciar nuestras ansias de reconocimiento externo.

El tema de la competitividad no creo que sea malo en sí, pero el afán desmedido por demostrar al mundo entero ese “Y yo más”, esa ansia de ser reconocido como el “Que más” por encima de los demás, nos está generando como sociedad, más angustias y problemas de relaciones, que beneficios o muestras de superación.

Mi hijo no lo entiende, no ve la necesidad desmedida de salir a decirle al mundo entero que es más o menos que los demás, pero empieza a dudar de si “pasar de ese protagonismo” sea bueno o malo, porque “quien no se vende no gana”, “quién no comunica y cuenta lo que hace, no sobresale” … y ahí es cuando entramos nosotros como padres con nuestro ejemplo y nuestro día a día, que le decimos que “no importa ser el mejor, sino hacer las cosas bien, a conciencia y de forma que a ti mismo te produzcan satisfacción, eres tú a quien debes contentar, eres tú con quien te debes sentir bien, y nunca, jamás uses tus éxitos para pasar por encima de los demás”.

Y al que te diga Y yo más… tu responde: Pues si lo necesitas para ser feliz, pues si, ¡tú más!


Y hasta aquí mi desahogo, te deseo un feliz día…

Cata de Mamatambiensabe

You Might Also Like

7 comentarios

  1. Toda la razón, diría que te aplaudo con las orejas pero me va lo tradicional así que te aplaudo con las manos como se ha hecho siempre. ;)
    El "Y yo más" está muy extendido y es envidia cochina.

    ResponderEliminar
  2. Complicado eso de alcanzar un sano nivel de con competitivida

    ResponderEliminar
  3. Me temo que en España el "y yo más" es un deporte nacional y está más extendido includo que el fútbol. Se da en todas partes y en todas las situaciones:
    - Mamás con bebés, "el mío está en el percentil, X" - "pues mío en el percentil X+Y".
    - Mamás en el parque, "el mío come ya X" - "pues el mío como ya Y".
    ...
    - Abuelos en el parque, "me duele X y me han recetado Y" - "pues a mí me duele X + X, y me han recetado Y2".

    Y así hasta el infinito... me alegra q tu hijo no haya entrado en esa espiral.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muy de acuerdo con lo que cuentas. Me encanta la reflexión final y es lo que también intentamos transmitir en casa.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego, tenemos siempre la mirada fija en el otro xa estar x delante, cuando lo q tenemls q hacer es fijarnos wn uno mismo y cm dices, hacer las cosas bien y q nos hagan felices. Me alegro de qnt hijo pase de entrar en ello. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. En España nos encanta presumir de todo. Incluso cuando comparamos cosas negativas y desgracias ¡la nuestra debe ser la más grande! Es una postura muy cansada, agotadora, pero hay gente que, como dices, creo que lo necesita para vivir. Es imposible razonar, llegar a un acuerdo, exponer puntos de vistas diferentes sin que alguien deba quedar por encima.

    ResponderEliminar
  7. Creo que aunque no sea española ni viva en España, entiendo muy bien de lo que hablas y la verdad es que muy sano el famoso "y yo más". Crea mucha frustración.
    Un abrazo desde Budapest

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este espacio; tus experiencias y puntos de vista son importantes para mi y mis lectores. ANIMATE A COMENTAR.

Si no tienes cuenta google u openID que te permite dar tu nombre real, hay un formulario que te permite poner tu nombre (no es necesario poner URL si no tienes). Evita el anonimato si quieres debatir.

Los comentarios que insulten, incluyan palabras soeces o sean publicitarios serán retirados. No alimento trolls.

Popular Posts

Sígueme en Facebook

Flickr Images

Suscríbete