Ser empático o apático… esa es la cuestión.

12
13
views

Esta semana tuve que presenciar la enésima muestra de que
esta sociedad poco quiere hacer para cambiar la legitimación del maltrato y la
ofensa como parte de la rutina del trato interpersonal; que no es otra cosa que la
perpetuación de la violencia
.

Al llegar a la biblioteca del Cole, vi como una niña se
secaba las lágrimas mientras su madre le decía que le repitiese lo que le
habían dicho otros niños… cuando alejé la mirada veo a dos críos pequeños (tal
vez entre 6 y 7 años, no lo sé) en una esquina riéndose mientras la miraban; al
parecer alguno de esos niños dijo “caca” a la niña, por lo que se sintió muy
mal… (La verdad es que creo que a nadie le gustaría que le llamasen así);
llega la madre de los niños, habla con el profesor, y luego de un rato me
percato que la madre le dice al pequeño: -“No te preocupes no ha pasado nada,
decir caca no es nada!”
….O_O
No entiendo en que momento, ofender al prójimo… dejó de ser
“algo” para convertirse en “nada”; al igual que no entiendo la tendencia
generalizada a no entender los sentimientos de las personas; si bien es cierto
que existen cosas mas ofensivas que otras, para un pequeño cosas como tonto,
malo, caca, feo, hueles mal, y demás improperios como “no te enteras”… son
percibidos como mensajes dolorosos, y no debemos ser nosotros los adultos
quienes entremos a valorar si son o no cosas “malas”, omitiendo los sentimientos de los involucrados. Creo que la medida la da
la sensibilidad del individuo y la capacidad empática del entorno
. … que en
éste caso ha sido: nula.
Imagen tomada del Blog Crear Conciencia 
Quienes me leen saben que soy muy sensible al tema de acoso escolar, y aunque no sé si en este caso se trate de ello, lo que si sé es que
hacer caso omiso a este tipo de comportamientos en cualquier ser humano, sin
importar su edad, para mi no es admisible, ya que considero que  precisamente el restar importancia al
agresor y al agredido hace que se legitimen y se den por válidos este tipo de
comportamientos
.
Para terminar el cuadro, la madre en cuestión cierra con una frase para reflexionar: “Los problemas de los niños los deben arreglar entre ellos”… tal vez pueda ser cierto, si les diéramos herramientas de inteligencia emocional y una formación en valores fehaciente, en la que el respeto por el semejante sea el pilar y la empatia el dintel… porque no olvidemos que no es un juego, ni es cosa de niños, el acoso escolar es una realidad!.
Revisemos las ecuaciones: 
Yo agredo
verbalmente=hago daño=nadie me dice nada(o me dicen que no pasa nada)=lo vuelvo
a hacer, porque sé que tengo el poder de hacer sentir mal al otro sin consecuencias.
  
Me agreden verbalmente=me siento mal=me dicen
que no es nada/que debo manejarlo yo solo/a=me siento desvalido/me lo merezco.
Creo que parte del problema radica en la incapacidad de la sociedad por fomentar la empatía entendida como capacidad de percibir lo que otro individuo puede sentir… o de otra forma,  el simple hecho de ser “sensible y gentil” porque se puede percibir que al otro le agradará esa gentileza y viceversa.  
En esa misma medida, ser apáticos a la situación es un modo de ser cómplices de la misma… y en esa ocasión, mi empatía bien me valió un increpamiento… una leve herida en mi guerra contra el abuso y el acoso, que creo, mereció bien la pena. 
En conclusión, la empatía y el respeto como base de una sociedad inteligentemente sostenible, que no se muestra apática ante las injusticias ni el acoso.

12 Comentarios

  1. Hola guapa,
    como ya sabes en este tema opino como tú; creo que es nuestra responsabilidad enseñar a nuestros hijos el respeto a los demás, y creo que el "no pasa nada" es una gran equivocación, y el "dejar que se gestionen ellos" no siempre es válido. Una cosa es dejar que dos niños que juegan juntos aprendan a compartir los juguetes, y otra que asistamos a una agresión y no hagamos nada. Una agresión se produce cuando alguien se siente agredido, por nimio que nos parezca al resto. Como muy bien dices, falta mucha, mucha empatía. Un abrazo guapa.

    • Claro mi florecita, sé que también en esto nos identificamos. Y creo que lo has definido muy bien.. si alguien se ha sentido agredido, es porque así ha se ha sentido… y no deberíamos entrar a decirle al otro que no se siente como se siente.

  2. mi hijo lo sufrió 2 cursos 1º y 2º de primaria. Pero antes eso no existía,eran, como has dicho cosas de niños y sus notas no hacían sospechar nada, Cuando cambió de profesora nos dimos cuenta, ella se ocupó de que los "maltratadores" se "comportaran" y de que mi hijo fuese valorado.
    no es exactamente amigo de esos chicos, pero si habla con ellos sin problemas.

    • Marisa, si el tema es que se aprende a "convivir" con esto… y como decía alguien por ahí: No esta bien ajsutarse a una sociedad enferma. El hecho de que podamos convivir con estos maltratadores, no significa que el espiral de violencia no se deba romper.

  3. Me cabrea la falta de empatia, pero lo q mas me cabrea es q si las cosas les pasan a los niños parece q carezcan de importancia. Todo se arregla con un, no pasa nada y con un son cosas de niños. Pero es q los niños no son piedras sin sentimientos, son personas, pero parece q esto muchos todavia no lo saben.

  4. Hay ciertos comportamientos de los adultos que no entiendo, quizá para un adulto el que te llamen caca es una tontería, pero hay que ponerse en la piel de un niño, como puede sentirse. No entiendo que encima al que lo ha dicho se le diga que no se preocupe, que no pasa nada. Asi mal camino llevamos.

    • Gracias por comentar. Yo tampoco lo entiendo… y es precisamente por lo cual llamo a la reflexión; probablemente esa madre, en ese momento lo dijo por minimizar la situación sin pararse un momento a pensar en el verdadero significado de lo que estaba haciendo. Nos pasa mucho a los adultos, que no nos tomamos el tiempo necesario para pensar antes de actuar.

  5. Pues tal vez esa madre no sabia como tratarlo… a veces, estar en la piel de otras personas cuesta. En eso también debemos ser empaticos.
    La teoria es una. La realidad otra. Cuesta saber hasta donde nuestra intervención es necesaria (no hablo de la educación que para eso estamos…). Se trata de hablar con nuestros hijos, hacerles fuertes y sobretodo que aprendan a gestionar sus emociones y pongan en practica el sentido de la justicia… pero no hagamos demagogia, es muy complicado gestionar la mala educación de otros niños… y de eso, el mundo está lleno.

    • Kira de acuerdo, justo es lo que estaba diciendo en la respuesta anterior… pero creo que la vida nos arrolla y no nos detenemos lo suficiente a pensar y reflexionar sobre que es verdaderamente importante y que no. Sobre la mala educación… bueno… que podemos decir, la sociedad no ayuda con modelos ni con valores, así que todo queda en las manos de nosotros los padres como principales responsables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here