Día universal de la infancia: Derecho a tiempo con los padres

14
4
views

Está contemplado en la declaración universal de los derechos del niño, ratificada en el 2000 por los estados miembros de la ONU:

El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesita amor
y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la
responsabilidad de sus padres
y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de
seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá
separarse al niño de corta edad de su madre.

Y sin embargo el ritmo de vida actual, las insuficientes medidas de conciliación familiar, la situación económica, las migraciones y en general, el nuevo orden social, no están diseñados para dar cobijo y cumplimiento a este “mínimo derecho”, el derecho de todo niño y niña de ser cuidado, atendido y educado por sus padres en un ambiente de seguridad… y a no ser separado de su madre a corta edad. 

Parecería ser que el problema de la “conciliación familiar y laboral” solo fuera de padres y madres o de personas con dependientes a cargo; sólo hasta que tenemos que mirar por otro, que compartir nuestro tiempo con otro ser, es que entendemos la necesidad imperante de lograr una conciliación familiar. Mientras llega ese momento, entregamos nuestro tiempo al sistema sin cuestionarnos siquiera.

Los niños necesitan tiempo con sus padres: en CANTIDAD y calidad; y esto sólo es posible con una actitud personal que facilite la conciliación, y con el apoyo institucional con medidas que faciliten la conciliación familiar y pongan al centro del sistema a las personas.

Los niños en edad pre-escolar necesitan estar con sus padres y madres, y en particular durante los primeros meses en particular para poder fortalecer los vínculos afectivos; está científicamente demostrado que los niños que durante sus primeros mese de vida, son atendidos por sus padres en un ambiente de amor y comprensión, desarrollan mejor sus capacidad cognitivas; al igual que aquellos que logran mantener una lactancia exclusiva más allá de los 6 meses.

Los niños en edad escolar, necesitan el apoyo de sus padres para realizar los deberes, jugar y disfrutar del tiempo de ocio; necesitan tiempo con sus padres y madres para poder seguir creciendo en valores, para poder tener un cobijo y un apoyo moral en caso de dificultades en el entorno escolar, para poder tener una guía y una escucha activa para solventar dudas, temores y celebrar éxitos y logros. Desafortunadamente, empleamos la mayor parte de su tiempo libre ocupándolos con actividades extraescolares, que nos ayuden a “conciliar” su tiempo con nuestros horarios laborales.

Muchas familias cuentan con el apoyo de los abuelos, sin los cuales la conciliación familiar sería una verdadera utopía; pero el nuevo modelo social, con las migraciones hace que seamos cada vez más las familias que nos encontramos solas, sin esos apoyos, sin esa tribu, y tengamos que hacer acopio de nuestros propios recursos: algunas optan por “contratar esos servicios de cuidado” y otras, simplemente por renunciar a una vida laboral para poder suplir las necesidades de tiempo y cuidado de la familia.

¿Existe realmente un equilibrio que facilite la conciliación cuando se tienen hijos menores? Yo creo que sí; si bien es cierto que las condiciones legales actuales son insuficientes en España, son al menos mucho mejores que un la gran mayoría de países latinoamericanos e incluso mejores que en Estados Unidos, donde no existe la baja por maternidad: allí cada cual se organiza, es decir, cada cual organiza su propia conciliación.

No digo que el estado no debe mejorar las condiciones y el marco legal, pero en gran medida, la conciliación depende de nosotros mismos, de asumir una postura en la vida que facilite, de tomar decisiones y generar el entorno para solventar esas carencias, en últimas, de tomar las riendas de nuestras vidas en pos de nuestros hijos. La “corresponsabilidad” en la crianza y en lo doméstico, por ejemplo son CLAVES en la consecución de este anhelado equilibrio.

En un post que escribí hace algún tiempo, planteo 4 tips básicos para lograr una actitud que favorezca la conciliación familiar y laboral:

  1. Fijar prioridades en la vida y en lo cotidiano
  2. Administrar el tiempo
  3. Delegar lo delegable
  4. Negociar con la pareja y obtener corresponsabilidad

Fijar Prioridades

Es tal vez lo más difícil, y algo para lo cual no nos preparan en la vida. En lugar de tantas asignaturas, deberían enseñarnos cosas prácticas que nos permitan una inteligencia emocional y ejecutiva.

Identificar y decidir que es lo urgente, que es importante, y que es postergable; Valorar lo que es prescindible y lo que no; Identificar lo que depende de nosotros y lo que no; son ejercicios que podrían darnos una base para iniciar el proceso de fijar prioridades.  Esto requiere un proceso de interiorización muy importante y sobre todo muy honesto consigo mismo. Muchas veces nos encontramos ante situaciones que entran en el conflicto entre lo que deseamos y lo que creemos que debemos hacer, y esto también debe formar parte de esta priorización: qué es más importante para mi: lo que deseo o lo que debo.

De pequeña mi padre me decía que hiciera una lista, y que le asignara valores de 1 a 4 a las cosas; 1 para lo que podía fácilmente prescindir, 2 para lo que si tenía era satisfactorio pero que si no, pues no pasaba nada, 3 para lo que realmente quería y 4 para lo imprescindible. Esto me ha ayudado en la vida para entender que hay cosas que he podido postergar, y otras tantas que no.

Administrar el tiempo

Esto es mas sencillo, aunque a diario estemos repitiéndonos que la vida no nos alcanza y que ojala los días tuviesen 30 horas, etc., etc.… Y es que se nos ha convertido en muletilla esto de “el tiempo vuela”  o “no tengo tiempo para nada”.  Todos tenemos el mismo tiempo, la diferencia está en como lo organizamos. Para ello,  algunas personas tienen un talento nato y para otras, como yo, las ayudas externas y métodos son imprescindibles. En  mi caso en particular las agendas, las listas de “to do things” y los horarios son mis mejores aliados, y cuando no lo hago, siento el efecto caos y descontrol de inmediato.

Saber y ser conscientes del tiempo que perdemos en pequeñas cosas, o como efecto de una incorrecta planificación y organización, nos permitirán replantear nuestros días y hacerlos mas eficientes.

Delegar lo delegable

Al respecto creo firmemente que llegan momentos en la vida, en que a pesar de que queramos, es físicamente imposible hacerlo todo al mismo tiempo.  Eso de “I want it all and I want it now” solo sirve para letras de canciones!

Se lo leí a Nuria Chinchillá, experta en Conciliación Familiar en España,  en una entrevista que le hicieron, y lo interpreto como, entender que hay cosas que puedes fácilmente dejarlas a terceros, sin que ello signifique para ti el fin del mundo. Pero acá desde luego, se tienen que tener muy claro que es delegable para cada quien. En mi caso en particular, lo que no fue delegable era el cuidado de mis hijos durante su primera infancia, en cambio fue delegable el aporte económico durante ese tiempo.

Apoyarse en terceros para la consecución de un objetivo común, es aplicable a todo tipo de conciliación, no solo la familiar, sino también la laboral.

Negociar y obtener corresponsabilidad

La vida es mas fácil entre dos, decía mi abuela, y se refería en general al hecho de que siempre viene bien un co-equipero para salir adelante. Por esto el tema de corresponsabilidad es clave en la conciliación personal y familiar.

Estamos ante un cambio de modelo de sociedad, que requiere mayor equilibrio entre los miembros de una pareja y los miembros de una familia. La mayor insatisfacción que refieren las mujeres en relación a su situación de equilibrio e igualdad, está relacionada a la falta de corresponsabilidad por parte de sus parejas en el reparto, no solo de las tareas domésticas, sino de la crianza de los hijos.

También creo que plataformas como Conciliación Real Ya, de la cual formo arte y parte, o ARHOE ayudan a que este problema sea visible, a que la mentalidad frente al cuidado cambie, a que las personas se sientan arropadas y vean que no están solas en la lucha diaria.

Enlaces Relacionados:

Primero la Infancia – Reflexiones en el Blog: https://www.mamatambiensabe.com/2013/06/primero-la-infancia.html
Declaración Universal de los Derechos del niño – 1959 http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/1386(XIV)
Comisión para la Racionalización de los Horarios Españoles: http://www.horariosenespana.es/

14 Comentarios

  1. Qué razón tienes Cata. Los niños tiene el derecho de estar junto a sus padres porque, no lo olvidemos, ellos son los responsable de la educación, la salud y el bienestar de sus hijos.
    Por eso queremos tiempo. Por ellos y, no lo neguemos, por nosotros.

    • Urban, de acuerdo, los niños son lo importante, pero también lo son todos los dependientes; debemos revalorizar el cuidado y dignificar la infancia para que sea tenida en cuenta y no pague los desordenes sociales… con el costo a futuro que esto conlleva.

      Hacemos lo que podemos, dando visibilidad a estos temas… pero nos falta mayor determinación a la hora de actuar, tanto a nivel privado como público.

      Un abrazo y gracias por dejar tu comentario… que como bien sabes, para mi es muy importante.

  2. Bravo Cata!
    te aplaudo con este post, creo que no sobra ni una coma.
    Pienso como tu, los niños necesitan CANTIDAD y CALIDAD, las dos cosas. No podemos pensar que pasando media hora al día con nuestros hijos antes de dormir será suficiente porque no lo es.
    Y tus consejos para mejorar la conciliación son básicos pero ¡se cumplen tan pocas veces! a mi me cuesta lo de delegar pero estoy aprendiendo porque es necesario para poder estar más tiempo con mis hijas así que estoy aprendiendo! jaja
    Un besazo linda

    • Gracias Pilar, viniendo de ti es todo un honor.
      Lo comentábamos el otro día en el grupo de CRYA con Maria Luisa, sobre eso de la calidad de tiempo; ella, muy sabia y hablando desde la experiencia, era muy enfática en decir que eso de la "calidad del tiempo" era otra mentira más que nos contabamos, porque lo que realmente se necesita es ESTAR y no se puede estar a medias ni, como tu dices, solo media hora al día.
      En cuanto a lo delegar… creo yo que es tema general de nosotras las mujeres: nos cuesta y mucho, pero eso debemos cambiarlo.
      Un abrazo y gracias por comentar y compartir.

    • Mónica no terminé de leer tu post, pero debo decirte que estoy totalmente de acuerdo con tu planteamiento: acá se trata de los niños, de lo que les conviene, de lo que necesitan, y no de nosotras las madres o los padres y familias; tengo pendiente dejarte mi comentario en tu post, que leí desde el móvil. Un fuerte abrazo

  3. Acá en España es imposible. Además se vulneran muchos más derechos, como por ejemplo a una educación pública de calidad o a una alimentación en condiciones… hay que ver como aumenta a diario el índice de pobrez infantil.
    En cuanto a la conciliación, estoy de acuerdo que uno tiene que poner de su parte, pero el gobierno es el responsable de crear el marco legal.. para eso les pagamos.
    Bueno el artículo.

    • Maca, nos queda mucho camino, pero no podemos decaer ni dar un paso atrás… esto es algo que se debe seguir visibilizando día a día, hasta que la mentalidad del colectivo cambie y reacciones, y recuperemos la humanidad.
      Un beso enorme,

  4. No es posible añadir ni una sola palabra más. Inmensa, Cata, has puesto palabras a los pensamientos de tantos padres y madres… Ojalá cambie esa mentalidad global, ojalá el sentido común gobierne por fin. Comparto, sería de un egoísmo terrible guardarte para mí sola.

    • Mi Carol, tu eres un ejemplo de "actitud conciliadora"; luchas a diario por hacerte un espacio y un tiempo para dedicar a tu hija, has negociado y has exigido el cumplimiento de tus derechos, y te has parado en un sector que es "anti-conciliador" por excelencia. Te felicito y te admiro, y tu ejemplo debe cundir… es posible, desde luego, mejorar… y pasar más tiempo y de mejor calidad con nuestros hijos, pero al menos hay que dar la batalla y lograr poco a poco cambios.
      Un beso enorme

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here